domingo, 22 de diciembre de 2013

Rosquillos de huevo y aguardiente


Los rosquillos de huevo y aguardiente son los clásicos que preparaban nuestras abuelas para los días de fiesta.


Ingredientes:

2 huevos
un vaso de leche
un vaso de aceite de oliva
dos vasos de azúcar
la ralladura de un limón y la piel de otro
dos chupitos de aguardiente o anís dulce
harina
una cuchara de bicarbonato
azúcar y canela
aceite de oliva suave para freir

Batimos los huevos y añadimos la leche, el aceite y el azúcar. Seguimos batiendo y unimos a la mezcla el anís o aguardiente, la ralladura de un limón y la cuchara de bicarbonato. Cuando todo esté bien ligado empezamos a añadir la harina hasta que tengamos una masa consistente pero suave y elástica. Para estas cantidades más o menos necesitaremos unos 500 grs de harina. 

Dejamos reposar la mezcla un poco y empezamos a formar los rosquitos con las manos engrasadas con aceite de oliva o la introducimos en la rosquillera en caso de tenerla.

Calentamos una gran cantidad de aceite de oliva en una sartén y añadimos la cáscara del limón. Lo dejamos freir a fuego medio y la retiramos. De esta manera habremos aromatizado el aceite y ya estará listo para freír nuestros roscos. 

La clave de la receta consiste en la fritura. El aceite debe estar a temperatura media para que queden esponjosos. Vamos friendo nuestros rosquitos en pocas cantidades.


Una ver dorados los colocamos en un plato con papel absorbente de cocina para que suelten todo el aceite de la fritura. 

Después los pasamos por azúcar y canela al gusto, esperamos a que se enfríen y listos para disfrutarlos!!! 



2 comentarios: