domingo, 6 de abril de 2014

Torrijas de vino dulce de Málaga rellenas de crema pastelera


Uno de los dulces más típicos de la Semana Santa son las torrijas. En esta entrada os voy a enseñar cómo hacerlas rellenas de crema pastelera, el resultado son unas torrijas muy jugosas en el interior que sin duda os encantarán.


La crema pastelera yo suelo prepararla en la víspera para que a la hora de hacer la receta esté fría. En caso contrario debemos esperar a que se enfríe antes de rellenar las torrijas.

Ingredientes:

1 barra de pan para torrijas o pan de leche
crema pastelera
750 ml de leche
1 copa de vino dulce de Málaga
1 limón
1 rama canela
canela molida
azúcar
3 huevos
aceite de oliva suave para freir o aceite de girasol

Para la crema pastelera:

1/2 litro de leche
1 rama de vainilla
3 huevos
100 gr. de azúcar
40 gr. de Maizena

Lo primero que haremos es la crema pastelera. Para ello ponemos la leche a calentar en un cazo junto con la rama de vainilla abierta por la mitad. Dejamos que se infusiones unos minutos, retiramos la vainilla y apartamos para dejar que se enfríe.

En un recipiente mezclamos la Maizena y el azúcar. Mezclamos bien e incorporamos parte de la leche sin dejar de trabajar con unas varillas. También incorporamos los huevos.

Agregamos la mezcla al resto de la leche en el cazo y ponemos a fuego suave sin dejar de remover con las varillas para que no se nos corte. Tras unos minutos nuestra crema pastelera habrá espesado.

Para que se enfríe la colocamos en un recipiente y tapamos con papel film procurando que el papel esté en contacto con toda la superficie de la crema para que no endurezca ni se cree ninguna costra.

Comenzamos el proceso de las torrijas poniendo a hervir la leche con cáscara de limón, 3 cucharadas de azúcar, la rama de canela y la copa de vino dulce. Dejamos a fuego suave unos minutos y apartamos para que la leche tome todos los aromas. 

Cortamos el pan en rebanadas y en el centro de cada una realizamos un corte sin llegar al final de manera que quede unida como si de un libro se tratase. 


Vamos rellenándolas una a una con la crema pastelera con mimo para que no se nos rompan.


Una vez rellenas, las ponemos en un plato y las empapamos con la leche.


Con cuidado las pasamos por huevo batido.


Las freímos a fuego no muy fuerte en pequeñas cantidades dándoles la vuelta y vigilando que no se nos quemen.


Las ponemos sobre papel de cocina un par de minutos para que suelten el exceso de grasa.


Cuando aún están calientes las pasamos por una mezcla de azúcar y canela molida.


Las ponemos en una fuente y esperamos a que se enfríen para poder disfrutarlas.


14 comentarios:

  1. Ainsss es q te tengo que querer....gracias seno mia...ya te contare q tal me quedaron....foto incluida claro. Muakkkk.

    ResponderEliminar
  2. Qué buena pinta!!! para empezar y no terminar!!! un beso

    ResponderEliminar
  3. El año pasado las puse y que ricas, te quedaron la mar de sabrosassss.Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Doris, un beso!!!

      Eliminar
  4. Madre mía que pinta, me comía una ahora. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Que ricas , coincidimos este fin de semana , yo las he hecho con merengue y también muy deliciosas , besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tesva! Con merengue deben estar deliciosas!!! Besos!!!

      Eliminar