lunes, 10 de noviembre de 2014

Guiso de calabaza con bacalao y almejas


Este popular guiso de la Axarquía malagueña utiliza como base la calabaza, ingrediente básico de la gastronomía popular de muchos pueblos como El Borge o Almáchar. 


De todos es conocida la receta de la calabaza frita con morcilla aunque en este caso vamos a cocinarla en una exquisita cazuela con los toques marineros del bacalao y las almejas. Os recomiendo que la hagáis en casa porque es un plato sencillo, sano y muy sabroso.

Ingredientes:

1/2 Kg de almejas
1 lomo de bacalao desalado
1Kg de calabaza
1 tomate rojo maduro
1 pimiento verde
1 cebolla
3 dientes de ajo
Un puñadito de almendras
1 rebanada de pan cateto "asentao"
Caldo de verduras
Azafrán en hebra
Orégano
Pimienta negra molida
2 ramas de hierbabuena
Vinagre
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Comenzamos lavando y sumergiendo las almejas en un recipiente con agua y sal para que suelten toda la arena. Debemos dejarlas al menos durante media hora.


En una sartén con un poco de aceite de oliva freímos las almendras y el pan cateto. Lo ponemos en un plato sobre papel de cocina y reservamos.


Hacemos un sofrito con dos dientes de ajo, la cebolla y el pimiento finamente picados. Cuando estén hechos le añadimos el tomate pelado y cortado en dados. Dejamos al fuego hasta que se haga todo el conjunto.


En una cacerola amplia ponemos el caldo de verduras y cuando comience a hervir le añadimos la calabaza pelada y cortada en dados.


Hacemos un "majaíllo" en el mortero con las almendras, el pan, 1 diente de ajo crudo, un poco de azafrán en hebras, orégano y sal. Cuando esté bien trabajado le añadimos un par de cucharadas soperas de vinagre.


En el momento en que veamos que la calabaza está casi hecha, le añadimos el sofrito de verduras.


También añadimos el lomo de bacalao cortado en dados.


Ahora es el turno de añadir las almejas bien limpias.


Terminamos agregando nuestro "majaíllo". Dejamos un poco al fuego hasta que las almejas se abran.


Apartamos para que repose un ratito, le añadimos un poco de pimienta negra molida y probamos para rectificar de sal en caso necesario. Por último ponemos un par de ramitas de hierbabuena para que de sabor a la cazuela.

Servimos calentita y a disfrutarla! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada