martes, 3 de noviembre de 2015

Sopa de almendras


Esta peculiar sopa de almendras es típica de un municipio malagueño llamado Guaro que se encuentra situado justo al borde del parque natural de la Sierra de las Nieves.

Guaro cuenta con una gran tradición en el cultivo de la almendra. De hecho, todos los años celebra la fiesta del día del Almendro a finales del mes de enero en la que entre muchas otras actividades como rutas de senderismo, concurso de fotografía, exposición entorno a la almendra, etc... los visitantes pueden degustar un plato de esta maravillosa sopa de almendras cuya característica principal es que las almendras se cocinan laminadas en lugar de enteras o troceadas.

Plato muy humilde y sencillo que os recomiendo y explico paso a paso en esta entrada al blog.



Ingredientes:

125 gr. de almendras peladas y laminadas
200 gr. de taquitos de jamón serrano
1 cebolleta
3 dientes de ajo
2 cucharadas soperas de harina
1 cucharada rasa de pimentón dulce
Caldo del puchero
Pan cateto o de pueblo "asentao"
Hierbabuena
Aceite de oliva virgen extra

Comenzamos cortando muy finamente los dientes de ajo y la cebolleta. Las rehogamos en una cacerola amplia con un poco de aceite de oliva.

Cuando la cebolleta comience a tomar un color transparente es el momento de incorporar los taquitos de jamón y las almendras laminadas. Dejamos unos minutos removiéndolo con una cuchara de madera.



Agregamos las dos cucharadas de harina y dejamos que se haga bien durante un par de minutos. Es importante que la harina se cocine para que nuestra sopa después no tome un sabor a harina cruda.

Seguidamente añadimos el pimentón y rehogamos unos segundos con cuidado de que no se nos queme.


Cubrimos con el caldo del puchero y dejamos hervir a fuego suave unos minutos hasta que la sopa tome una consistencia melosa.

Es importante probar la sopa ya que al llevar el jamón serrano y el caldo del puchero podría quedar un poco salada. En ese caso deberíamos rebajarla con un poco de agua hasta que tenga el punto de sal deseado.


Cortamos el pan en rebanadas muy finas y las tostamos en el horno hasta que queden muy crujientes.


Para emplatar colocamos el pan tostado en el plato y cubrimos con la sopa de almendras justo antes de servirla. Terminamos colocándole una ramita de hierbabuena para que de sabor y color y a disfrutarla!!! 


2 comentarios:

  1. Bueno Ana, este plato resucita a los muertos...Un que buenoo eres genial me ha encantado cielo...
    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lina!!! Me alegra que te guste mi receta, un beso!!!!

      Eliminar