lunes, 7 de noviembre de 2016

Cabello de ángel


El cabello de ángel es una confitura que se hace utilizando una variedad de calabaza conocida como cidra. Una vez que lo tenemos hecho se puede conservar durante mucho tiempo en tarros haciéndoles el proceso del vacío al igual que cualquier otra conserva.

Los usos del cabello de ángel en la cocina en repostería son infinitos y aquí en Málaga es sobre todo muy típico utilizarlo para rellenar nuestros riquísimos borrachuelos, uno de los dulces más famosos de nuestra provincia.

Como ocurre con las recetas tan tradicionales podemos encontrar distintas versiones. En algunos lugares se suele cocer la cidra pero personalmente me gusta más seguir esta receta en la que se asa ya que con este proceso intensificamos el sabor de nuestro cabello de ángel.

Ingredientes:

1 cidra
Azúcar
1 rama de canela
La cáscara de un limón

Aquí podéis ver cómo es una cidra. Se suele encontrar en las fruterías pero si no la encontráis podéis encargársela al frutero de confianza.


Comenzamos partiendo la cidra. Hay que tener cuidado porque tiene una cáscara bastante dura. Como curiosidad os cuento que popularmente se hacía metiéndola en una bolsa y tirándola al suelo.

Precalentamos el horno a 160 grados y metemos la cidra para que se ase lentamente.


Dependiendo del tamaño de la cidra y la potencia del horno tardará más o menos. Es importante que quede bien asada para poder sacarle la carne. Para que os hagáis una idea estas tardaron 3 horas.


Una vez templadas les vamos sacando el interior con la ayuda de un tenedor. Debemos apartar las pepitas y dejar la carne lo más limpia posible.


La ponemos en un escurridor para que pierda todo el agua.


Cuando esté bien escurrida la pesamos. 


Ponemos la carne en una cacerola amplia y añadimos el mismo peso de azúcar, es decir, si la carne escurrida ha pesado 500 gramos le añadimos 500 gramos de azúcar. También incorporamos la canela y la piel del limón.


Ponemos a fuego medio y removemos a menudo con una cuchara de madera.


Conforme se vaya haciendo bajamos la intensidad del fuego y seguimos removiendo. Podemos aprovechar para quitar las pepitas si alguna se nos ha colado.


Poco a poco veréis que se va evaporando todo el agua y cambia a un color más dorado.  Cuando tenga la consistencia del cabello de ángel apartamos y esperamos a que se enfríe para guardarlo.


Ya tenemos nuestro cabello de ángel listo!!! 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada