miércoles, 7 de diciembre de 2016

Croquetas del puchero


Las croquetas del puchero es un ejemplo clásico de cocina de aprovechamiento ya que se trata de un plato en el que el ingrediente principal son los restos de carne de una "pringá" del puchero.

Ya sea como aperitivo o como plato principal acompañándolas de una buena ensalada o patatas fritas, las croquetas siempre gustan tanto a mayores como niños así que hacerlas ya sabemos que es un éxito seguro.


En esta receta os voy a explicar cómo las hago yo en casa incluyendo mis truquillos para que os queden perfectas y muy sabrosas.

Ingredientes:

Carne de ternera, cerdo y pollo de la "pringá" del puchero
2 cebolletas
Harina
Leche
Nuez moscada molida
Sal
Pimienta negra molida
Canela molida
Huevo
Pan rallado
Aceite de oliva suave para freír

Comenzamos cortando las cebolletas en pedacitos pequeños. Rehogamos en un poco de aceite de oliva sazonándolas con un pellizco de sal.


Limpiamos la carne quitándole los huesos y la piel. Debe quedar bien limpia. En caso de que nos haya sobrado tocino también me gusta añadirlo quitándole la parte de la corteza ya que le dará mucha jugosidad a las croquetas.

Una vez limpia la picamos muy finamente tal y como veis en la imagen,


Cuando la cebolleta esté transparente es momento de incorporar la carne. Damos una vueltas en la sartén.


Ahora es el momento de añadir la harina. Este punto es importante porque no queremos que nos salgan unas croquetas con textura de "mazacote". Las croquetas cuanto más suave y fina quede la masa mucho mejor será el resultado.

Para que os hagáis una idea, en este caso utilicé unos 600 gr. de carne así que añadí 3 cucharadas colmadas de harina. Más o menos es una cucharada por cada 200 gr. de carne.


Una vez agregada la harina la rehogamos unos minutos para que se tueste. Después incorporamos la leche. Mi medida es un vaso por cada cucharada de harina.


Removemos bien el conjunto y añadimos las especias al gusto (pimienta negra molida, nuez moscada molida y canela molida). Cuidado con la nuez moscada y la canela ya que son dos especias muy potentes y queremos que aporten sabor pero no que anulen el de la carne. Mi consejo es añadir un poco, probar la masa e ir añadiendo más según vuestro gusto. También es el momento de rectificar de sal en caso de que lo necesite.

Tras unos minutos de cocción a fuego medio ya tendremos nuestra masa hecha. La pasamos a un recipiente y esperamos que se enfríe para formar las croquetas.


Una vez fría la masa es el momento de hacer las croquetas. Ya lo comenté antes, cuánto más trabajo nos cueste hacerlas más ricas estarán ya que eso significa que no serán unas croquetas duras, serán jugosas y melosas en el interior. Aunque se tarde un poquito más en hacerlas, una vez puestos en faena merece la pena el resultado.

Vamos formando las croquetas con la ayuda de dos cucharas o si no os manejáis bien se hacen con las manos.

Las pasamos por harina, huevo batido y pan rallado.


Hay personas que les gusta rebozarlas dos veces. Es decir, una vez rebozadas, volver a pasarlas por huevo y pan rallado. Creo que no es necesario ya que queda una corteza demasiado gorda y no aporta sabor a nuestra croquetas. Lo que nos interesa es el interior.


Cuando las tengamos hechas podemos pasar a freírlas o congelarlas para hacerlas en otro momento. Si las congeláis, os aconsejo que las descongeléis bien antes de freírlas ya que a veces no controlamos bien la temperatura de las frituras en casa y nos pueden quedar hechas en el exterior pero congeladas en el interior. Otras veces se suelen echar muchas a la vez en el aceite con lo que bajamos la temperatura de sopetón y se pueden abrir al freírlas.


Normalmente recomiendo utilizar un cazo para este tipo de frituras. La temperatura del aceite alta aunque no en exceso (180ª es la ideal). Freiremos nuestras croquetas en pequeñas tandas de 4 ó 5 unidades.


Cuando estén bien doradas las ponemos sobre papel de cocina para quitarles el exceso de grasa antes de servirlas.


Os aseguro que no quedará ni una en el plato!!! 



4 comentarios:

  1. Has preparado unas croquetas de lujo total y muy bien explicadas. Se ven crujientes por fuera y jugosas y suaves por dentro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Las has echo como mi abuela me enseño, aunque nunca le he echado canela a mi encanta su sabor así que la próxima vez que las haga lo pondré sin duda. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Que delicia, yo no conocía lo de la canela pero lo probaré, en casa hacemos la receta familiar que es muy parecida a la tuya, de harina son 100 gr.y los líquidos son leche y también agregamos caldo del puchero (1 cucharón) el resto igual. Que ricas las croquetas! Gracias!

    ResponderEliminar