jueves, 6 de octubre de 2016

Arroz con castañas y miel de caña


El arroz con castañas y miel de caña es un postre tradicional de Alhaurín de la Torre, un precioso pueblo de la provincia de Málaga situado en la Comarca del Valle del Guadalhorce.

Como en el caso de las gachas, este postre antiguamente era comida de pobres ya que se elaboraba a partir de ingredientes muy básicos que se solía tener en las casas.

Es una lástima que poco a poco este tipo de platos se haya ido perdiendo y que las nuevas generaciones apenas lo conozcan así que desde aquí os animo a "enjaretarlo" porque es una auténtica maravilla que debemos conservar entre todos.


Ingredientes:

1/2 Kg de castañas
200 gr. de arroz
1 rama de canela
1 limón
1 cucharada sopera de matalaúva o anís verde
2 clavos
Azúcar
300 gr. de miel de caña

Para elaborar esta receta podemos comprar las castañas ya peladas y cocidas que podemos encontrar envasadas al vacío en la fruterías. También podemos adquirirlas frescas y tras realizarle un pequeño corte a cada una en un lateral las cocemos hasta que queden tiernas. Esperamos a que se enfríen y las pelamos.

Otra opción es comprar las castañas ya secas. En este caso debemos ponerlas en agua la víspera para hidratarlas. Después solo tenemos que cocerlas para que queden blanditas.

Comenzamos cociendo el arroz en agua a fuego medio durante 5 minutos. Apartamos y escurrimos con la ayuda de un colador.


En la misma cacerola ponemos aproximadamente 2 litros de agua y ya incorporamos la rama de canela, la piel del limón siempre procurando que no caiga nada de la parte blanca. También añadimos la matalaúva, los clavos y un par de cucharadas de azúcar. No debemos excedernos en la cantidad de azúcar ya que después pondremos la miel de caña y ya sabéis que aporta bastante dulzor.


Añadimos el arroz y llevamos a ebullición. Dejamos hervir a fuego suave durante 15 minutos sin dejar de remover para que no se nos pegue en arroz en el fondo de la cazuela.

Transcurrido ese tiempo incorporamos las castañas y retiramos la piel del limón.


Tras unos minutos más al fuego y tras comprobar que el arroz está bien cocido comenzamos a añadir la miel de caña poco a poco hasta obtener una mezcla bien melosa y suave. 


 No echéis toda la miel a la vez. Es recomendable hacerlo tal y como os he dicho poco a poco y probar de vez en cuando hasta que tenga el dulzor que sea de nuestro agrado.


Una vez hecho lo pasamos a los recipientes donde lo vayamos a servir y dejamos que se enfríe completamente antes de tomarlo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada