miércoles, 4 de abril de 2018

Lagrimitas de pollo al limón


Las lagrimitas de pollo es una de las formas de cortar y empanar el pollo que más de moda se ha puesto últimamente. Podemos encontrarlas en muchos establecimientos enfocados sobre todo a nuestro famoso "tapeo". Normalmente la carne suele ir adobada y se acompaña de algún tipo de salsa como alioli o la típica salsa de nata agria ideal para patatas gajo.

En esta entrada os voy a explicar cómo las hago yo al limón, las favoritas de mi hija. Espero que sigáis esta sencilla receta porque quedan divinas.


Ingredientes:

1/2 Kg de carne de pollo (puede ser pechuga o solomillo)
2 limones
Una cucharadita de pimentón dulce (o media de dulce y media de picante, eso al gusto)
Una cucharada sopera de orégano
Sal
Pimienta negra molida
Harina
2 huevos
Pan rallado
Aceite de oliva suave para frituras

Comenzamos adobando el pollo. Para ello lo cortamos en tiritas finas y lo colocamos en un recipiente. Lo salpimentamos y le agregamos las especias, el zumo de los limones y la cáscara rallada de uno de ellos. Mezclamos bien todo y tapamos con papel film. Dejamos reposar al menos un par de horas en el frigorífico para que la carne tome todos los sabores. Si se puede dejar toda la noche es mejor, así quedará más sabrosa.

Trancurrido el tiempo de reposo lo pasamos por harina.


Después por huevo batido y al final por pan rallado.


Repetimos este proceso con todas las lagrimitas de pollo.


Las freímos en abundante aceite caliente y según vayan saliendo las colocamos sobre papel de cocina para quitarles todo el exceso de grasa.


Servimos calentitas y acompañadas de unas patatas fritas con la salsa que más nos guste.

A disfrutarlas!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario