miércoles, 13 de julio de 2016

Estofado de ternera


Aunque el estofado de ternera no es un plato que pertenezca propiamente al recetario tradicional malagueño sí que en casi todas las familias se trata de una comida bastante habitual. Algunos amigos me han pedido la receta así que os voy a explicar paso a paso cómo lo hago yo en casa incluyendo todos mis trucos para que quede perfecto y muy sabroso.



Ingredientes:
1 Kg de carne de ternera (preferentemente de aguja o espaldilla)
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 pimiento verde
1 latita de tomate concentrado
2 hojas de laurel
1 copa de vino blanco
3 patatas
200 gr de guisantes
2 zanahorias
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta negra molida
2 clavos de olor
1 cucharadita de Bovril (opcional)

Cortamos la carne en dados medianos y la salpimentamos. En una cacerola amplia ponemos un poco de aceite de oliva y cuando esté bien caliente incorporamos la carne para que se selle. Tras un par de minutos la sacamos y reservamos.


En la misma cacerola agregamos la cebolla, el ajo y el pimiento verde finamente cortados junto con un pellizco de sal. Lo rehogamos a fuego medio removiendo bien para que se impregnen de los jugos que ha dejado la carne.


Añadimos el tomate concentrado y el laurel. Dejamos que se haga unos minutos.


Incorporamos la carne a nuestro sofrito.


Añadimos la copa de vino blanco y desglasamos. Dejamos que se evapore el alcohol.


Cubrimos con agua y agregamos las zanahorias peladas y cortadas en láminas. Ponemos a hervir a fuego suave.


Incorporamos a la cazuela un par de clavos molidos y una cucharadita de Bovril. Esto hará que nuestro estofado tome un bonito color y además le aportará un gran sabor. 


Mientras se va haciendo nuestro guiso, pelamos y cortamos las patatas en dados. Las freímos en abundante aceite caliente y cuando estén doradas las apartamos.


Dependiendo del tipo de carne que utilicemos tardará más o menos en ponerse tierna. Debemos ir comprobando de vez en cuando cómo va nuestro estofado pinchándola con la punta de un cuchillo.


Cuando le quede poco tiempo a la carne es el momento de incorporar los guisantes.


Una vez finalizado apagamos el fuego y añadimos las patatas fritas. 


En este punto es importante que no haya quedado muy seco ya que las patatas se empaparán y dejarán nuestro guiso muy meloso.


Servimos caliente y a disfrutarlo!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada