martes, 19 de noviembre de 2019

Guiso de tagarninas de Villanueva del Rosario


El guiso de tagarninas es un plato tradicional de Villanueva del Rosario, pueblo situado al noreste de la provincia de Málaga. Todos los años al comienzo de la primavera se celebra en este municipio la fiesta del Día de las Tagarninas donde se hace una degustación de este plato además de un montón de actividades relacionadas con la gastronomía y la cultura popular.

Como ya he publicado en recetas anteriores, las tagarninas son una planta silvestre de la familia de los cardos muy valoradas ya que con ellas se elaboran diversos platos como pucheros, potajes, tortillas o guisos como en el caso de esta receta.

Al igual que ocurre con otros muchos platos, el guiso de tagarninas cuenta con algunas variantes. Yo os voy a explicar la receta más tradicional que consiste en servirlo con unas "tortillitas" aunque también hay quien le añade un "puñaíllo" de almejas justo al final de la cocción o incluso unos huevos batidos para que cuajen con el calor residual. En todos los casos siempre se suele servir rematándolo con un buen "chorreón" de limón.



Ingredientes:

1 manojo de tagarninas
1 cabeza de ajos
1 puñado generoso de almendras
1 rebanada grande de pan cateto "asentao"
Azafrán en hebras
Aceite de oliva Virgen Extra
Caldo de pollo (en su defecto podemos utilizar agua)
Sal
Pimienta negra molida


Para las "tortillitas":

2 dientes de ajo
Un ramillete de perejil fresco
2 huevos
Un "chorreón" de leche
Pan rallado
Sal
Aceite de oliva suave para frituras

Comenzamos limpiando minuciosamente las tagarninas. Para ello las vamos separando de una en una y nos ayudamos de un estropajo nuevo para dejarlas muy limpias sin restos de las hojas.


Las lavamos muy bien bajo el grifo varias veces y las cortamos.

Las ponemos a rehogar en una cacerola con una base de aceite de oliva Virgen Extra.


Aparte en otra sartén freímos los dientes de ajo, las almendras y el pan. 

Hacemos un "majaíllo" añadiéndole un poco de pimienta negra y un pellizco de sal.


Una vez "moreadas" las tagarninas le agregamos el caldo de pollo (o agua), el "majaíllo" y un poco de azafrán.

Dejamos hervir hasta que las tagarninas queden bien tiernas.


Para hacer las "tortillitas" batimos los huevos y le añadimos un poco de leche. Agregamos el ajo y el perejil muy finamente picados y el pan rallado hasta que obtengamos una masa con textura de gachuela.


Con la ayuda de una cuchara vamos echando las porciones de masa en una sartén con aceite de oliva suave para freír las tortillitas.

Las ponemos sobre papel de cocina para quitarles el exceso de grasa.


Una vez que las tagarninas están tiernas, las probamos para rectificar de sal en caso necesario.


Echamos todas las tortillitas sobre el guiso de tagarninas para que se empapen en la salsa y tomen todo su sabor.


Servimos bien caliente y... ¡a disfrutarlo!!! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario