miércoles, 26 de abril de 2017

Patatas bravas


Las patatas bravas no son un plato tradicional malagueño pero sí que es una tapa bastante típica de la gastronomía española. 

Recientemente un crítico gastronómico británico cuyo nombre no voy a decir ya que carece de relevancia se permitió el lujo de afirmar en las redes sociales que las patatas bravas no son más que patatas con ketchup. También dejó caer otras perlas como que "la cocina española está sobrevalorada". Por todo este revuelo ya que el tema estaba de actualidad compartí con mis amigos de Facebook una foto de mis patatas bravas mostrando mi total desacuerdo con las afirmaciones de este "entendido". Muchos de mis amigos me pidieron la receta así que he preparado el paso a paso para que disfrutéis de un buen plato de patatas bravas, uno de los emblemas del "tapeo" español, cocina bien hecha y elaborada que está muy por encima de las críticas de los paladares incultos y pobres.

Espero que las hagáis en casa y me contéis!!!


Ingredientes:

1 Kg de patatas para freir (la variedad agria es la que más me suele gustar aunque en este caso utilicé unas patatas recién cogidas del campo)
3 dientes de ajo
1/2 cebolla
1 cucharada sopera rasa de pimentón de la Vera dulce
1 cucharadita de pimentón de la Vera picante
2 cucharaditas de carne de pimiento choricero
3 cucharadas de tomate frito de calidad
Media cucharadita de orégano
La punta de una cucharadita de comino molido
La punta de una cucharadita de jengibre en polvo
La punta de una cucharadita de chile o cayena en polvo (ajustar según el gusto y resistencia al picante)
Un buen "chorreón" de vinagre
Caldo de pollo
Aceite de oliva virgen extra
Sal Maldon

En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva y rehogamos los dientes de ajo junto con la cebolla finamente picados.


Cuando comience a ponerse la cebolla transparente agregamos el pimentón dulce y el picante. Rehogamos unos segundos y apartamos del fuego para que no se queme.


Añadimos el resto de las especias, el tomate frito y la carne del pimiento choricero. Mezclamos bien todo.


Agregamos el vinagre y cubrimos con el caldo de pollo. Dejamos hervir unos 10 minutos hasta que tome consistencia la salsa. Apartamos y trituramos para que quede bien fina.

La probamos para rectificar de sal o de picante al gusto.


Pasamos a preparar las patatas. Para ello las cortamos en dados y las freímos en abundante aceite de oliva hasta que estén medio hechas.

Apartamos y volvemos a calentar el aceite. Vamos echándolas en pequeñas tandas para que se doren bien. 

Al darle a las patatas una fritura doble conseguiremos que queden muy jugosas en el interior al mismo tiempo que con una capa crujiente en el exterior.

Conforme las vamos sacando las ponemos sobre papel de cocina para que pierdan el exceso de grasa y las sazonamos con sal Maldon.


Ya solo nos queda servir las patatas con la salsa brava y una salsa mayonesa.

La salsa mayonesa me gusta hacerla con aceite de girasol y de oliva. La proporción sería aproximadamente girasol y 70% y oliva un 30%.

Las patatas bravas se suelen tomar intercalando la salsa brava con la mayonesa para que cada comensal vaya mezclando ambas salsas según el gusto y así rebajamos la fuerza del picante de la brava.

Aquí tenéis el plato de patatas bravas! A disfrutarlas!!! 


2 comentarios:

  1. Hola Ana! Descubrí tu blog hace unos días y me ha enganchado. Llevo toda mi vida cocinando y recopilando recetas antiguas de nuestra tierra. Ver q alguien tiene la misma pasión q yo me ha hecho tanta ilusión. Y lo haces genial!! Enhorabuena!! Muchas felicidades y mis disculpas, pq a partir de ahora te toca aguantarme!!! Ja,ja,ja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amaj, muchas gracias por tu mensaje. Me alegra que te guste mi blog! Te puedes imaginar el trabajo que conlleva pero tal y como has dicho, siento verdadera pasión por nuestra cocina tradicional y no paro de trabajar e investigar ni un solo día. Un beso!

      Eliminar